1. Te pido, Señor... (Dios)

Dedica unos minutos de reflexión, diálogo interior o escritura... en los que le pidas a Dios lo que tu corazón anhela. ¡No escatimes en detalles! Cuéntale tu sueño, cómo deseas que sea tu futuro espos@, cómo imaginas vuestra vida juntos,... ¡Lo que quieras!

Los siguientes 7 días, le pedirás a Dios, en unos segundos cada día, que te conceda conocer a esa persona (OPCIONAL: puedes seguir con esta petición el resto de días que dure tu proceso).


TRUCO: crea un ambiente de oración, ya sea en tu habitación o en la capilla. La intimidad con Dios es importante para que salga a la luz lo que realmente está en tu corazón.


IMPORTANTE: Para que una petición se cumpla debe ser pura en su intención. A veces tenemos deseos en el corazón que no vienen de Dios sino que están desordenados, por lo que nos harán daños en un futuro. Pídele a Jesús, con tus palabras, algo como esto: "Jesús, une tu corazón al mío, para que sólo desee lo que tú quieras para mí".