Charla 3. Algunos motivos para que el matrimonio no se separe.

Esta charla que se va a dar hoy es muy contudente y firme con algunas cuestiones. Así que recomiendo para mejorar el entendimiento, ver la anterior charla, que se llama: SEPARACIÓN MATRIMONIAL. ALGUNAS POSIBLES CAUSAS LEGÍTIMAS. Mejor no veas esta charla aun, si no has visto la anterior. Primero ve la anterior, y luego pasa a esta. Sino podrás tener una visión sesgada.

Muy bien. Pues ya hemos visto en las anteriores charlas cómo se produce el proceso de separación. Y también hemos visto situaciones más graves que dan lugar a separaciones. Tenemos que conocer todo esto para intentar alejarnos de estas situaciones que llevan a la separación. Ahora, bien. Ya hemos visto cómo los mandamientos nos dan la posibilidad de relacionarnos mejor en pareja. Lo que vamos a ver hoy es una tercera charla, que nos da una serie de frases que provienen de fuentes más fiables que lo que a veces estamos acostumbrados a oir, para poder construir una idea de cómo se enfoca la separación conforme a la doctrina católica, cara al día a día, es decir fuera de las situaciones concretas más graves que hemos encuadrado en la anterior charla. Eso hará que tengamos más frases en la cabeza que nos permitan tomar mejores decisiones frente a determinadas situaciones, porque tendremos más opciones que nos ayudarán a decidir. Lo que vamos a expresar hoy... que es lo que también AFIRMA LA IGLESIA SOBRE LA SEPARACIÓN, ES FUNDAMENTAL ENTENDERLO, PARA NO RECURRIR A LA SEPARACIÓN AL MÍNIMO PROBLEMA.PORQUE EN TODAS LAS RELACIONES HAY DIFERENCIAS. PORQUE TODAS LAS PERSONAS SOMOS DIFERENTES. Si nos remitimos a la primera charla, veremos que se dijo que era muy bueno que la Iglesia no permitiera el divorcio. A modo de ejemplo Un Señor decía..... Me alegro de que la Iglesia no permita el divorcio, sino yo me hubiera divorciado de mi mujer, y ahora estoy muy feliz con ella. Dicha esta introducción comienzo a enunciar estas frases de hoy.

LEO AHORA UNA SERIE DE FRASES QUE NOS HABLAN DE LA SEPARACIÓN DE UN MATRIMONIO.

Hay mucha gente que se pregunta. ¿Qué quiere Dios? Voy a leer unas frases, a ver si ayudan a discernir.

Leo el Génesis. Que expresa VERDADES. - CAPÍTULO 2. VERSÍCULO 24. Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen UNA SOLA CARNE.

Ahora leo lo que dice Jesús - en Marcos CAPITULO 10. DEL 7 AL 9. 7 Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, 8 y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. 9 Pues bien, lo que Dios unió, NO LO SEPARE EL HOMBRE.» - https://www.deiverbum.org/mc-10_01-12/

Cristo, testigo del Padre y de su amor, construye la familia humana sobre un matrimonio indisoluble. - https://www.deiverbum.org/mc-10_01-12/ - Homilía, 09-10-1994 - Juan Pablo II, papa

Si hubiera querido que una fuera dimitida y otra luego desposada, tras de crear un solo hombre habría creado muchas mujeres. Ahora en cambio, así por la forma de la creación como por el decreto paterno demuestra que deben cohabitar solamente uno con una y no separarse jamás. - San Juan Crisóstomo, doctor de la Iglesia.

"Leo ahora el catecismo de la Iglesia Católica - 2382 El Señor Jesús insiste en la intención original del Creador que quería un matrimonio indisoluble (cf Mt 5, 31-32; 19, 3-9; Mc 10, 9; Lc 16, 18; 1 Co 7, 10-11), y deroga la tolerancia que se había introducido en la ley antigua (cf Mt 19, 7-9).


Entre bautizados, “el matrimonio rato y consumado no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa fuera de la muerte” (CIC can. 1141)."

Ese «no lo separe» es determinante. A la luz de esta palabra de Cristo, el Génesis 2, 24 enuncia el principio de la unidad e indisolubilidad del matrimonio como el contenido mismo de la Palabra de Dios, expresada en la revelación más antigua. - https://www.deiverbum.org/mc-10_01-12/ - Catequesis, Audiencia general, 05-09-1979 - S- Juan Pablo II

Leo la fórmula que aparece en ACIPRENSA EN LA LITURGIA DEL MATRIMONIO - Yo, NN, te recibo a ti, NN, como esposa y me entrego a ti y prometo serte fiel en la prosperidad y en la ADVERSIDAD, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA. - ACIPRENSA.

¿Qué prohibe el noveno mandamiento? El noveno mandamiento prohibe expresamente todo deseo contrario a la fidelidad que los cónyuges se han JURADO al contraer matrimonio, y así mismo prohibe todo pensamiento o DESEO culpable de acciones vedadas en el sexto mandamiento. Catecismo de S. Pío X.

En otra charla vamos a hablar sobre como gestionar los pensamientos o tentaciones INVOLUNTARIAS.

¿Cuándo son pecado los malos pensamientos? Los malos pensamientos, aunque sean ineficaces, son pecado cuando culpablemente damos motivo a ellos, o los consentimos, o nos exponemos a peligro próximo de consentirlos. - Catecismo de San Pío X.

¿Son pecado todos los pensamientos que nos vienen a la mente contra la pureza? Los pensamientos que nos vienen a la mente contra la pureza, por sí mismos no son pecado, sino más bien tentaciones e incentivos de pecado. - Catecismo de San Pío X.

Tras de haber repetido la ley que con hechos y palabras fue puesta al principio; y tras de haber demostrado ser ella legítima a causa del Legislador, finalmente da autoritativamente su interpretación y la sanciona diciendo: Por lo mismo ya no son dos, sino una sola carne. De manera que así como es crimen cortar la carne, así es inicuo dimitir a la mujer. Y no se detuvo aquí sino que trajo al medio a Dios y dijo: En consecuencia, lo que Dios unió que el hombre no lo separe. Demostró de esta manera que el despedir a la mujer es contra la naturaleza y contra la ley. Contra la naturaleza, pues es cortar y dividir lo que es una sola carne; contra la ley, pues fue Dios el que unió y ordenó no separar, que es lo que vosotros intentáis. . San Juan Crisóstomo.

De igual modo y por el mismo testimonio de Cristo sabemos que fue Dios quien hizo y UNIÓ al varón y la mujer, lo que niegan por su mal los maniqueos, oponiéndose así no ya a los libros de Moisés, sino AL MISMO EVANGELIO DE CRISTO. - (San Agustín, contra Faustum, 19, 29)

Leo ahora una frase que escuché hace unas semanas dentro de la celebración de una misa - 82. Oh Dios, que con tu poder creaste todo de la nada y, desde el comienzo de la creación, hiciste al hombre a tu imagen y le diste la ayuda INSEPARABLE de la mujer, de modo que ya no fuesen dos, sino una sola carne, enseñándonos que NUNCA SERÁ LÍCITO SEPARAR lo que quisiste fuera una sola cosa.

5. El matrimonio y la familia están profundamente, vinculados a la dignidad personal del hombre. Nacen no sólo del impulso instintivo y la pasión, no sólo del afecto; nacen ante todo de una libre decisión de voluntad, de un amor personal, por el que los cónyuges llegan a ser no sólo una misma carne, sino también UN ÚNICO CORACÓN Y UNA SOLA ALMA. - San Juan Pablo II - https://www.deiverbum.org/mt-13_47-53/

Leo ahora el catecismo de la Iglesia católica - 2365 La fidelidad expresa la constancia en el mantenimiento de la palabra dada. Dios es fiel. El sacramento del Matrimonio hace entrar al hombre y la mujer en el misterio de la fidelidad de Cristo para con su Iglesia. Por la castidad conyugal dan testimonio de este misterio ante el mundo.

1646 El amor conyugal exige de los esposos, por su misma naturaleza, una fidelidad inviolable. Esto es consecuencia del don de sí mismos que se hacen mutuamente los esposos. El auténtico amor tiende por sí mismo a ser algo definitivo, no algo pasajero. "Esta íntima unión, en cuanto donación mutua de dos personas, así como el bien de los hijos exigen la fidelidad de los cónyuges y urgen su indisoluble unidad" (GS 48,1).

San Juan Crisóstomo sugiere a los jóvenes esposos hacer este razonamiento a sus esposas: “Te he tomado en mis brazos, te amo y te prefiero a mi vida. Porque la vida presente no es nada, te ruego, te pido y hago todo lo posible para que de tal manera vivamos la vida presente que allá en la otra podamos vivir juntos con plena seguridad. [...] Pongo tu amor por encima de todo, y nada me será más PENOSO que APARTARME alguna vez de ti” (In epistulam ad Ephesios, homilia 20, 8).

¿Por qué se dice que el vínculo del matrimonio es indisoluble? Se dice que el vínculo del matrimonio es indisoluble, o que no puede desatarse sino es por muerte de uno de los cónyuges, porque así lo estableció Dios desde el principio, y así lo proclamó solemnemente nuestro Señor Jesu Cristo - Catecismo de San Pío X.

2364 El matrimonio constituye una “íntima comunidad de vida y amor conyugal, fundada por el Creador y provista de leyes propias”. Esta comunidad “se establece con la alianza del matrimonio, es decir, con un consentimiento personal e irrevocable” (GS 48, 1). Los dos se dan definitiva y totalmente el uno al otro. Ya no son dos, ahora forman una sola carne. La alianza contraída libremente por los esposos les impone la obligación de mantenerla una e indisoluble (cf CIC can. 1056). “Lo que Dios unió [...], no lo separe el hombre” (Mc 10, 9; cf Mt 19, 1-12; 1 Co 7, 10-11).

A CONTINUACIÓN MENCIONO - Lo que sería un ejemplo a seguir.

1611 Contemplando la Alianza de Dios con Israel bajo la imagen de un amor conyugal exclusivo y fiel (cf Os 1-3; Is 54.62; Jr 2-3. 31; Ez 16,62;23), los profetas fueron preparando la conciencia del Pueblo elegido para una comprensión más profunda de la unidad y de la indisolubilidad del matrimonio (cf Ml 2,13-17). - https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c3a7_sp.html

¿En el matrimonio cristiano puede el contrato separarse del sacramento? No, señor; en el matrimonio entre cristianos el contrato no puede separarse del sacramento, porque para ellos no es otra cosa el matrimonio que el mismo contrato natural elevado por Jesu Cristo a la dignidad de sacramento. - San Pío X Catecismo.

"Leo varios párrafos de la familiaris Consortio del apartado... d) Separados y divorciados no casados de nuevo


[...]


La soledad y otras dificultades son a veces patrimonio del cónyuge separado, especialmente si es inocente. En este caso la comunidad eclesial debe particularmente sostenerlo, procurarle estima, solidaridad, comprensión y ayuda concreta, de manera que le sea posible conservar la fidelidad, incluso en la difícil situación en la que se encuentra; ayudarle a cultivar la exigencia del perdón, propio del amor cristiano y la disponibilidad a reanudar eventualmente la vida conyugal anterior.


Parecido es el caso del cónyuge que ha tenido que sufrir el divorcio, pero que —conociendo bien la indisolubilidad del vínculo matrimonial válido— no se deja implicar en una nueva unión, empeñándose en cambio en el cumplimiento prioritario de sus deberes familiares y de las responsabilidades de la vida cristiana. En tal caso su ejemplo de fidelidad y de coherencia cristiana asume un particular valor de testimonio frente al mundo y a la Iglesia, haciendo todavía más necesaria, por parte de ésta, una acción continua de amor y de ayuda, sin que exista obstáculo alguno para la admisión a los sacramentos. - https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_19811122_familiaris-consortio.html"

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. - 2339 La castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado (cf Si 1, 22). “La dignidad del hombre requiere, en efecto, que actúe según una elección consciente y libre, es decir, movido e inducido personalmente desde dentro y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa. El hombre logra esta dignidad cuando, liberándose de toda esclavitud de las pasiones, persigue su fin en la libre elección del bien y se procura con eficacia y habilidad los medios adecuados” (GS 17).

2348 Todo bautizado es llamado a la castidad. El cristiano se ha “revestido de Cristo” (Ga 3, 27), modelo de toda castidad. Todos los fieles de Cristo son llamados a una vida casta según su estado de vida particular. En el momento de su Bautismo, el cristiano se compromete a dirigir su afectividad en la castidad.

Leo parte del numeral 2349 ... 11). Las personas casadas son llamadas a vivir la castidad conyugal; las otras practican la castidad en la continencia.

NO DECIR PORQUE LA SITUACIÓN PUEDE SER PROPORCIONAL O MUY COMPLEJA. - Cuando hay niños pequeños. La Iglesia no recomienda una separación de los padres. - Frase es de José Ignacio Olmedo Bernal.

POR SI AYUDA, QUE ME PUEDO EQUIVOCAR DIRÉ UNAS OPINIONES PROPIAS POR SI A ALGUIEN LE AYUDAN A ENTENDER.

Estaría bien saber que signfica cada una de estas cuestiones. Separación. Divorcio. Nulidad. Reconciliación. Una persona me decía hace unos meses que hasta ya una edad no sabía que separación y divorcio no era lo mismo. La separación no es lo mismo que el divorcio.

Explicaremos lo que es la nulidad en otra charla.

Hay padres que por ejemplo... pueden decir, bueno nosotros somos modernos. [QUITADO: No pasa nada, 182,5 días conmigo al año y 182,5 días contigo al año]. Y hay otros que más modernos aun se conforman con salir a tomar un café con los hijos algún día y ya se dicen a si mismos: que buen padre soy. No hablo yo de los que no les quede más remedio que hacer esto porque les han obligado a ello. Sino que hablo de aquellos que incluso ven a los hijos como un estorbo y dicen, ala 2 días, ya he cumplido. Bueno, SÓLO RACALCAR, QUE LOS NIÑOS A VECES NO SON TONTOS. Y PUEDEN SABER DIFERENCIAR QUIEN ASUME la responsabilidad de estar con ellos, cuidarles y quien la asume menos o ni la asume. Esto yo creo que son hechos. No digo yo que no vivamos las situaciones difíciles sin paz, ojo.

Preguntémonos. ¿Qué quiere Cristo? ¿La separación? ¿El divorcio? ¿La nulidad? ¿O la RECONCILIACIÓN? - Pidamos ayuda. A gente que sepa aconsejarnos.

CON FERVOR. CLAMA y digo CLAMA. al cielo a diario, buscando ayuda, antes de separarte. Te hará, preguntar a matrimonios, etc.

En la separación, no sólo nosotros, sino todos los que nos rodean podrían tener que ayudarnos a mantenernos en castidad. Y podría estar bien que orásemos por la reconciliación con el cónyuge. Así que ese amigo mientras estás separado que te dice, conoce a esta o a otra, cuidado, cuidado, cuidado. Evitemos ocasiones de pecado. Palabras fuertes al amigo habrá que decirle (A LO MEJOR):. No me incites a pecar, que me gustaría mantener nuestra amistad.

Lo que está claro, es que si tenemos la vocación matrimonial, tenemos que rezar CON FERVOR, para que Dios nos aleje de las situaciones de tensión incluso a la hora de buscar con que novio nos relacionamos. Hablaremos de esto en otras charlas.

Puede que nos levantemos. Puede que trabajemos. Puede que aspiremos a tener una relación para toda la vida. Puede que estemos de acuerdo con la doctrina católica. Puede que nos consideremos católicos. Puede que queramos actuar consecuentemente como católicos. Y puede que tanto nuestro tiempo de trabajo, como de vida personaL, queramos actuar del mejor modo posible conforme a estos principios. El título de la siguiente charla estará provablemente relacionado con el divorcio, que es distinto de la separación. Y a lo mejor la siguiente ya hablamos del término reconciliación.

Mirando el mundo. Los católicos podríamos decir no somos anglicanos. No somos musulmanes. No somos budistas. No somos taoistas. No somos protestantes. Somos católicos. Y esta es nuestra fe. Se podría decir que no creemos en la poligamia. Tampoco somos BAR - IDÓLATRAS, ni TELEVISIÓN - IDÓLATRAS.

0 visualizaciones