Cualquiera que repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquella.


Enseñanza en texto:


Saliendo de allí llegó a la región de Judea, al otro lado del Jordán, y de nueco se congregó ante Él la multitud. Y, como era su costumbre, se puso de nuevo a enseñarles. Se acercaron entonces unos fariseos que le preguntaban, para tentarle, si le es lícito al marido repudiar a la mujer. Él les respondió:


- ¿Qué os mandó Moises?


- Moisés permitió escribir el libelo de repudio y despedirla - dijeron ellos.


Pero Jesús les dijo:


- Por la dureza de vuestro corazón os escribió este precepto. Pero en el principio de la creación los hizo hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.


Una vez en la casa, sus discípulos volvieron a preguntarle sobre esto.


Y les dijo:


- Cualquiera que repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquella; y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.


Fuente de lo anterior:
  • Autor: Marcos

  • Libro: Biblia

  • Capítulo: 10

  • Frase/texto: 1 - 12


Enseñanza en video audio:

[URL]

Otras frases de Santos que ayudan a entender:

- Pero es obligado también reconocer el valor del testimonio de aquellos cónyuges que, aun habiendo sido abandonados por el otro cónyuge, con la fuerza de la fe y de la esperanza cristiana no han pasado a una nueva unión: también estos dan un auténtico testimonio de fidelidad, de la que el mundo tiene hoy gran necesidad. Por ello deben ser animados y ayudados por los pastores y por los fieles de la Iglesia. (Numeral 20. Familiaris Consortio - San Juan Pablo II - https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_19811122_familiaris-consortio.html)


- Su vínculo de amor se convierte en imagen y símbolo de la Alianza que une a Dios con su pueblo