El mismo afecto paradójico de Antipas por el Bautista justificará este favor póstumo...

Cuando se enteraron los “discípulos” del Bautista (cf. Mt 11:2.7; Lc 7:18; Jn 1:53), recogieron el cadáver y lo pusieron en un sepulcro. Según costumbre judía, los cuerpos de los ajusticiados por las autoridades judías debían ser colocados en fosas comunes, propiedad de los tribunales. Pero no era éste el caso del Bautista. Y la autoridad romana, y Antipas era príncipe vasallo de Roma, solía conceder los cadáveres de los ajusticiados a sus familiares para su enterramiento. El mismo afecto paradójico de Antipas por el Bautista justificará este favor póstumo.- Sobre S. Juan Bautista - https://www.deiverbum.org/mt-14_01-12/


1 visualización