La tierra buena es la conciencia fiel de los elegidos, o el alma de los santos que reciben con gozo,

«Pero el que fue sembrado en tierra buena…». La tierra buena es la conciencia fiel de los elegidos, o el alma de los santos que reciben con gozo, con deseo y con devoción del corazón la palabra de Dios, y la conservan varonilmente en la prosperidad y en la adversidad, y producen frutos. Y por eso se dice: «… da fruto y produce, uno ciento, otro sesenta, otro treinta.». - San Remigio. - https://www.deiverbum.org/mt-13_01-23/


1 visualización