"Sois hijos de Dios: Él proveerá".

TESTIMONIO ESCRITO:


Esta es una enseñanza que aprendimos de un gran sacerdote. El matrimonio es una vocación bellísima, pero también llena de pruebas. Habrá tiempos difíciles económicamente, en los que la tentación es ver a tu compañero de viaje como tu enemigo, o centrarse tanto en los problemas económicos que a quien dejas de prestar atención es a tu esposo.En esos momentos lo mejor es recordar esta gran lección: "Sois hijos de Dios. Sólo tenéis que preocuparos de estas cosas: 1) estar cerca de Dios y crecer en el amor y la relación con Él y 2) estar cerca de vuestro cónyuge y crecer en en amor y la relación con él. Esto es buscar el reino de Dios, porque es lo que os encargó como matrimonio. El resto lo pone Dios. Por supuesto hay que hacer lo que toca cada vez (trabajar, seguir buscando trabajo, hacer estrategias de ahorro, ocuparse de la casa, etc.), pero ya con la confianza de que estamos haciendo nuestra parte, estamos buscando su reino. Y Él va a poveer". También nos recomendó leer Mateo 6, 24-34. Esa lectura de la Biblia dio paz y fe a nuestro corazón.


Podemos asegurar que es cierto. En las peores situaciones, Dios se ha encargado de hacer verdaderos milagros para nosotros, han ocurrido desde "casualidades" que nos han hecho llegar a fin de mes hasta milagros como ver literalmente subir el nivel de gasolina en nuestro coche, pudiendo llegar a misa e incluso volver a casa, sin haber ido a echar más (la única Iglesia que celebraba misa estaba a 30km). Dios se preocupa de todas sus criaturas, de los lirios del campo y las aves del cielo...¿Cuánto más de vosotros, que sois sus hijos? Tened fe y veréis milagros.


Comparte también tu experiencia, en los comentarios, para ayudar a más gente ⬇⬇⬇


34 visualizaciones